You must to enter or to register your account before to support this idea.

Red OdontoBus

Las brechas de acceso a la salud que existen en nuestro país, son el reflejo de un sistema que no garantiza las mismas oportunidades de atención para todos. Estas brechas son incluso más amplias en las zonas rurales y/o aisladas.
La salud dental es muy importante para la calidad de vida y el desarrollo de las personas. No obstante, el modelo de atención dental público opera de manera extremadamente focalizada, excluyendo de FONASA, por criterios de urgencia, edad y género, a un importante porcentaje de niños, niñas y adolescentes.
Para cambiar esta realidad, hemos diseñado un proyecto integral, que consiste en la implementación de un box dental móvil. Buscamos impactar la calidad de vida de 1000 niños, niñas y adolescentes, resolviendo con esto sus necesidades básicas de salud dental. Esto, a través de un enfoque preventivo terapéutico, acompañado de un proceso de educación interactivo, ludico y que vincule a la familia.
­¿A cuál de estos públicos está enfocado tu proyecto?
Jóvenes: 18 a 24 años
Solución
Hemos diseñado un proyecto integral que consiste en la implementación de un box dental móvil, con el que podremos colaborar con la disminución de estas inequidades, impactando directamente en la salud de las personas. Con este proyecto se busca resolver los problemas provocados por anomalías y enfermedades bucales en niños, niñas y adolescentes con un enfoque preventivo terapéutico, que aporta en la reducción de las brechas antes mencionadas, acompañado de un proceso de educación interactivo e integral de salud dental. Durante la ejecución de numerosos operativos de salud dental y voluntariados relacionados, hemos identificado como equipo, que la mejor forma de inculcar hábitos de cuidado, es a través de la atención y enseñanza personalizada. Es por ello que los recursos deben ser destinados principalmente a las intervenciones integrales de alta calidad, para generar un impacto real en la población, y es de esto de lo que se hace cargo este proyecto. Es en la educación de la población donde podemos hacer estos cambios culturales y apoyar a las familias para que éstas puedan mantenerlos en los hogares. Por ejemplo, entre los factores de riesgo comunes de patologías bucales destacan la alimentación poco saludable y el tabaco, así como una deficiente higiene bucal. Estos factores de riesgo están relacionados con hábitos y, por lo tanto, es importante trabajarlos tempranamente en la vida, siendo ese el objetivo principal de este proyecto. Además de la educación sobre salud bucal estamos en condiciones de realizar otras intervenciones en estos box dentales, en particular aquellos que constituyen factores que protegen de las caries dentarias; por ejemplo, el uso adecuado de fluoruros, para permitir mantener una sobresaturación significativa y permanente en la saliva y/o biofilm dental, lo que asegura un control en la disolución del esmalte.
Problemática
“Existe una mayor probabilidad de no recibir la atención solicitada en las personas de menor nivel socioeconómico, que pertenecen a alguna etnia indígena, que viven en zona rural y que tienen seguro público de salud” Es necesario que todo ciudadano tenga conocimientos básicos sobre la salud dental, sepa prevenir las enfermedades asociadas a ésta, y esté familiarizado con los factores de riesgo que facilitan sus apariciones. Si bien el desconocimiento de la población respecto al tema ha ido disminuyendo en los últimos años, continúa siendo un problema grave, del que hay que hacerse cargo. Diversos estudios y diagnósticos epidemiológicos dan cuenta de esta realidad. Uno de ellos, realizado el año 2007 a nivel nacional, revela que en la Región Metropolitana solo un 31.64% de los niños está libre de caries, con un índice CEOD 3.44 (cantidad de dientes temporales cariados) y un índice COPD de 0.18 (cantidad de dientes definitivos cariados). Actualmente, para los niños y jóvenes de FONASA sólo existe cobertura garantizada (AUGE) para niños de 6 años y para niñas embarazadas, con una atención básica o primaria. Debido a la alta demanda, y a que la mayor parte de las jornadas laborales de los odontólogos se completan con los pacientes GES y grupos por metas negociadas año a año (para el año 2015 corresponde a niños de 12 años), la posibilidad de atención para el resto de la población es muy baja (salvo urgencias). Esta situación reduce la cobertura de la atención odontológica a un grupo muy acotado de la población. Cuando los servicios no son suficientes o sólo están disponibles para algunos grupos, como es el caso de la atención odontológica, generalmente las personas más pobres o con barreras de acceso no demandan la atención, ya sea por falta de recursos o por desconocimiento respecto a la importancia de hacerlo, con el consecuente desmedro en su salud y calidad de vida (según la Encuesta Nacional de Calidad de Vida Chile- 2006, el 37% de los mayores de 15 años perciben que su salud bucal afecta su calidad de vida siempre o casi siempre). Si estos elementos no se incorporan en el diseño de los servicios, las inequidades tienden a mantenerse e incluso incrementarse, como se observa en la población beneficiaria del Sistema Público, las personas pertenecientes a etnias, o con residencia rural. Por ejemplo, el daño por caries es tres veces mayor en los niños de NSE bajo al compararlo con los de NSE alto. Asimismo, la probabilidad de que los niños de 6 y 12 años, tengan su dentadura sana es el doble en zonas urbanas que en zonas rurales. En Chile los programas de salud dental se encuentran focalizados y determinados por edad, dejando fuera de la cobertura de salud dental en FONASA a un gran porcentaje de niños y a los jóvenes entre 18 y 24 años. En este contexto, los más desprotegidos son los hombres y mujeres sin hijos, porque las embarazadas mantienen una cobertura dental mínima, gracias al programa “Chile crece contigo”. Tenemos un sistema de salud que no garantiza cobertura universal en sus diferentes ámbitos; priorizando y estableciendo criterios de selección para la atención, se vuelve inaccesible para gran parte de la población. Estas brechas son mucho mayores en las zonas rurales y aisladas, ya que el acceso a la salud es altamente complejo, por las distancias, los altos aranceles en el sector privado y la selección de los pacientes según distintos criterios en el sector público. En Chile la estadística de las zonas urbana en el año 2012, era un total de 2.210.965 jóvenes entre 15 y 25 años inscritos en FONASA. En las zonas con alta población rural, como la región de la Araucanía, el total de población perteneciente a FONASA en dicho rango etario era de 146.102. La población rural de la región representa un 32% de población rural, los cuales quedan fuera de las coberturas de los programas.
Image gallery

Do you think this idea
is positive for the world?

Support idea

Give your support to "Red OdontoBus"

Collaborate

Sign up or sign in to help Elizabeth improve his proposal

Sign up or sign in to comment this proposal

Sign up or sign in to report this comment